Hacer Patria

Cada tanto cuando un colombiano se destaca en el exterior los periodistas no tienen mejor expresión para la hazaña que decir “Colombiano haciendo patria en…” , gracias a la expresión (a la que que no me voy a referir con mucha profundidad*) un conocido hace algunos días se le ocurrió filosofar preguntándose qué significaba eso de hacer patria, para sorpresa mia algún otro amigo de un amigo, respondió con vehemencia que dada la cantidad de delicuentes en nuestro país y las noticias de las deportaciones, hacer patria en el exterior en últimas significaba delinquir en el extranjero.

Este tipo de personajes, así como algunos medios y periodistas, olvidan el hecho de que así como en Colombia la mayoría somos buenos (basta con mirar a su al rededor, ¿con cuántos matones come ud en la misma mesa?), también la mayoría de los que están por fuera son buenos. Así como no todos los que salen están nadando en plata, ni todos los que regresan al País añoran salir de él, esas son generalizaciones y casi nunca son buenas ni acertadas.

1Cada que un colombiano sale del país en busca de aprender, estudiar, trabajar o simplemente conocer otras fronteras, está haciendo patria, se está formando mejor como ser humano y como colombiano.

Cada que un colombiano pasa por el control de inmigración de un país ajeno, limpio y con una sonrisa en el rostro está haciendo patria.

Cada que nuestra alegría y calor humano inundan el lugar donde llegamos (dentro o fuera del país) estamos haciendo patria.

Y es que parece que este personaje y los medios no saben que en promedio cada mes del 2012 se registraron 263.728 salidas de colombianos al extranjero, y en promedio para el mismo año por mes solo 524 deportaciones/expulsiones/rechazos de colombianos en otros paises (por motivos tan leves como falta de documentos hasta el conocido y grave narcotráfico). El año pasado en total se registraron 3’164.730 salidas de colombianos, y durante el mismo año sólo un total de 5.764** deportaciones, esto es sólo un 0,187 % de el total de salidas por año. (Según datos de Migración Colombia).

Para Enero 2012 - Total deportaciones / Expulsiones / Rechazos a colombianos: 343

Motivos de deportaciones / expulsiones / rechazos a colombianos para Enero 2012 – (Total : 343) – Fuente: Migración Colmbia, Boletín Migratorio Enero 2012

Entonces somos más los que hacemos patria de formas distintas a delinquir, cada vez somos más los que le demostramos al mundo que “Colombia es más que coca, marihuana y café”***, estamos haciendo patria.

No sólo porque ahora esté fuera del país, sino porque siempre he estado segura que no hay porque quedarse con una sola historia como diría Chimamanda Adichie, por eso yo hago país cada que me cruzo con una persona nueva.

Otros recursos sobre migraciones:

http://observatoriodemigraciones.org

http://www.oim.org.co/

—-

*(porque entonces terminaría hablando de la referencia a patriarcado que corre por mi mente)
**La cifra total de deportaciones no incluye las del mes de abril pues no fue posible encontrarlas en los boletines de Migración Colombia.
*** Cierre de la canción Somos Pacífico de Chocquibtwon.
Anuncios

Eso de escribir cada tanto…

Tal vez por eso no ha funcionado, no le he puesto la periodicidad a este blog, ya decidí que podía ser de muchas varias temáticas, pero aún no le pongo el tiempo aunque mentalmente me dije que cada semana, la semana pasada ya lo olvidé, o mejor, lo refundí entre todos los “por hacer”.

Eso de ponernos un limite puede mejorar la cosa, y una vez a la semana no es del todo claro, pero por otro lado está el lío de mi personalidad peleada con el orden que ante cualquier traza de posible rutina se vuelve loca y pelea con fervor en contra de tal cosa.

Por ejemplo cuando empecé esa aventura de vivir con alguien, el reto de quien haría la comida llegó a gastarnos más tiempo del necesario. Los lunes, miercoles y viernes, uno, dijimos, martes, jueves y sabado el otro, pero ante la posibilidad de que cada que llegara mi correspondiente día entrara en pánico y no se me ocurriera nada, o peor aún todos los días antes de mi día, me iría para donde mi familia y me ahorraría el trabajito… jajajjaa esa no era una opción, tenía todas las cualidades de una amenazadora rutina.. y repito, inconsciente o conscientemente mi personalidad se gastará toda la energia para repeler y cambiar esa rutina. Así que la solución fue mucho más efectiva y menos planeada: el que quiera y pueda ese día la hace, cabe aclarar que una decisión así jamá habría funcionado si alguno de los implicados odiara cocinar, y como aquí pasa lo contrario, pues es mucho mejor, el día en que uno quiere cocinar, cocina y sabe a gloria.

Algunos lo calificaran como falta de disciplina, e incluso criticarán que ante posibles intentos de ordenar la vida uno los repele automáticamente, pero la verdad yo lo veo así:

“Suficiente con esas rutinas con las que no se pueden pelear hoy en día como trabajar 7 días a la semana y descansar 2, así que no, no voy a ser cómplice de una rutina más”.

Y mi blog no lo será, así que seguimos en lo de una vez a la semana, no importa si es un lunes, martes, miercoles o sabado! cualquier día es una razón para escribir aunque no para publicar.

Nostalgia de las vidas que no viviré

Cuando era pequeña, siempre sentí la curiosidad por la vida de los otros, no como chisme, sino porque me gustaba pensar qué se sentiría ser otro, ser el señor que caminaba por la calle o la niña que iba en una moto con una mujer, que bien podría ser su madre o su tía.

Alguien un día me dijo que le daba nostalgia de todas las vidas que no podría vivir, “solo nos toca una” me decía, con las millones de posibilidades, y claro uno puede hacer con la suya lo que quiera o lo que pueda, pero aun así, seguirá siendo una única vida. Ese día pensé que tal vez en esa frase podía resumir la curiosidad que he sentido desde siempre.

Por mi parte, en esta vida, decidí ser comunicadora y tener un trabajo de múltiples opciones y oportunidades para hacer lo que se me ocurra, todo dentro de los límites de mi profesión.

Pero por ejemplo, cuántos no hemos pensado en lo que se sentiría vivir en un país totalmente seco, o ser piloto de la Nasa,o lo que vive un ciudadano común y corriente en Nigeria, o trabajar en la cocina de un barco transatlántico.

Esta nostalgia por las vidas no vividas, es un sentimiento que a mí suele atacarme los domingos, llegando las 7:00 pm, cuando todavía me quedan energías para hacer muchas cosas más pero el tiempo libre está acabándose, y aunque llegará el lunes de regreso al trabajo que uno quiere, a lo mejor alguien en Bombai esté pensando en cómo vivimos y sentimos los de estos lares.

Esta nostalgia, curiosidad o como quieran llamarla es la que me impulsa a leer un buen libro o sumergirme en una buena película, pero es también lo que me hace recordar que a uno le toca hacer lo posible para no desperdiciar la única vida que nos tocó vivir.

Soy dinki y no pretendo ser el cadáver más rico del cementerio

Hace poco me enteré que hago parte de una especie de tribu, denominada Dinki que viene de las siglas en ingles de double-income; no kids (sueldo doble sin hijos) me pareció bien y además me sentí bien de saber que teníamos que ser bastantes en el mundo como para que existiera una sigla o definición desde los 80’s, así que decidí dar una pequeña ronda por  google y lo que encontré no me acaba de gustar.

La mayoría de definiciones o artículos, aunque tratan de ser objetivos dicen que una de las principales razones de esta decisión de posponer indefinidamente la procreación está el “mantener un status-social”, o se usan adjetivos como egoístas y hedonistas, o afirman  que las para las parejas dinki  prevalece el consumismo sobre la familia.

“Soy dinki y no pretendo ser el cadáver más rico del cementerio”, decía un forista en uno de los artículos que leí; yo me uno a su comentario. Mis razones son otras, soy feliz con mi vida y no creo ser egoísta o hedonista por eso, porque primero la felicidad no es un derecho es una obligación, segundo mi felicidad no tiene que ver con tener cosas o comprar más, tercero mi  felicidad involucra el dar y cuarto porque dedicarse a la pareja y a esa familia de dos también es felicidad. Porque como escuché en la película Viudas “que no hayan hijos no quiere decir que no haya familia.

Sé que los que son padres sienten un amor infinito por sus hijos, son felices recibiendo los pañales mugrosos, corriendo en las noches de fiebre, viendo crecer sanos a sus hijos, aplazando sus sueños por cumplir los de sus hijos… lo sé, yo también soy hija, pero no los envidio, no quiero esa vida, soy feliz con lo que soy y estoy orgullosa de las decisiones que he tomado hasta ahora.

La gran diferencia es que los dinkis que conozco no están diciéndole a todo el que va a ser papá o tiene planes:  ¿¿¿para qué tienen hijos??? – están locos? – Quéeee??? – ¿¿En serio están dispuestos a todo eso?? ; En cambio TODOS los dinkys que conozcon han tenido que aguantarse “¿¿no se antoja?? – vea para que se anime – ¿Cuándo es que viene el nuevo nieto/sobrino/primo?- ¿Cuándo vamos a ver la ‘pinta’? –Cómo? No van a tener hijos??? etc”. Y lo que es mejor responder con la cordura puesta para no ofender a nadie.

¿¿Porque insisten en meterse en las decisiones de una familia?? , una pareja es una familia y no necesita justificarle a nadie sus decisiones, así como nadie se mete cuando un padre aconseja o regaña a un hijo.

Soy Dinki, soy feliz y NO, no insista no me interesa tener hijos, tengo una visión diferente de familia, felicidad y otros conceptos más, pero respeto las suyas, al fin y al cabo es su vida.

CONDICIÓN HUMANA

 

Condiciones humanas con las que no podemos luchar sólo adaptarnos… que no quisiéramos tener pero que están ahí!!

Cuando tenemos algo o alguien al lado valoramos que estén ahí, pero muchas veces no expresamos esos sentimientos, o simplemente el sentimiento no está presente con mucha fuerza o impulso.

Pero cuando nos alejamos o los perdemos, entonces una llama interna se enciende… una llama que nos hace sentir culpables por todo: por lo que se dijo, lo que se hizo, lo no se dijo y lo que se dejo de hacer… incluso por lo que sentimos y lo que dejamos de sentir.

Tal vez el problema no es el típico “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”… tal vez el problema está en esa condición humana que llamamos  costumbre… la costumbre es un estado de comodidad del que nadie quiere salir pero que nadie se da cuenta de esto hasta que la extraña.

La costumbre no siempre significa monotonía, rutina o aburrimiento, la costumbre es cuando sabemos que tenemos muchas cosas valiosas pero al ser tan comunes en nuestra vida a veces las pasamos por alto.

Algunas veces cuando lo perdemos sabemos que volverá, otras veces es algo incierto, pero otras sabemos que definitivamente lo que se fue no retornará nunca…

Lo mejor es ser conscientes que la culpa siempre va aparecer y pensar que no nos tenemos que atormentar… simplemente  “no llores por que se acabó, sonríe porque sucedió”

Es fácil decirlo, es fácil hacerlo pero es muy difícil: DECIRLO, HACERLO Y SENTIRLO.

 

 
 

La SoLeDaD… ¿Es El DeStInO?

La Soledad… ¿es el destino?

 

Mi mayor temor siempre ha sido la soledad, pero no es quedarme sola en algún lugar del mundo, es quedarme si con quien contar, sin una compañía o un apoyo al final de mis días, no siempre pienso en la soledad como la falta de una pareja, sino como la falta de una persona a quien yo quiera, quien me importe y para la cual yo también importe, ya sea un esposo, un hijo, una hermana o un familiar.

 

Hace poco alguien que tiene conocimientos en esoterismo y el manejo de energía comentó que “hay personas que vienen a este mundo para estar acompañadas pero también hay otras que nacen para estar solas”, eso me atemoriza aun más… como darnos cuenta si somos un tipo de persona o el otro??

 

Un día después del comentario, una prima me comentaba que al lugar donde trabaja llegó un anciano, al que se le notaba la tristeza y el sufrimiento por encima, éste le contó que se encontraba muy enfermo, y que se sentía muy mal; ella le preguntó inocentemente que porque andaba solo. Inmediatamente el anciano estallo en llanto.

 

Era un simple anciano que se quedo solo, tiene un hijo al que no le importa nada, y su esposa murió años atrás.

 

Entonces me pregunte ¿será que es cierto y algunas personas nacen para estar solos?.

O ¿es posible que si nos quedamos solos sea nuestra culpa?, no se si el destino ya este escrito para algunas personas, o el mal carácter determine la compañía o la soledad.

 

Conozco personas que aunque no tienen una pareja debido a la imposibilidad de una convivencia pacifica están acompañados por sus hijos y demás familiares. También conozco otro tanto que llevan su vida buscado la pareja ideal para compartir la vida pero ha fallado tantas veces en el intento, que están cansadas y cada que inician una relación tienen temor. Mis dudas siguen siendo iguales ¿será el destino o seremos nosotros?

 

Talvez sea un poco de ambas cosas, pero si estoy viviendo mi vida, yo la puedo conducir con la compañía adecuada o no.

 

Por esto espero que mientras viva tenga la fuerza y la valentía para tener una compañía que me haga feliz, de lo contrario prefiero estar sola y feliz y no triste acompañada. Como dice un conocido refrán en mi país mejor solo que mal acompañado. Al fin de cuentas ser feliz no es un derecho es una OBLIGACION.