Eso de perdonar

Si luego de perdonar, tus pensamientos siguen revoloteando con dolor y rabia en tu interior, no lo has logrado, el perdón no ha llegado a tu alma.

El perdón llega cuando sientes que no esperas que ni siquiera el karma llegue a tu agresor. Cuando, conscientemente, sabes que tu agresor es mucho más que eso, es otro ser, que ama, que sufre, que siente, que vive y que como todos, comete errores.

Cuando perdonas de verdad solo esperas que quien cometió el error salga del circulo, que crezca como tú lo has hecho con la situación.

Solo esperas, por el bien de los implicados, que el circulo de causa  efecto se rompa, que el efecto no sea nunca más una causa, que el amor lo  transforme todo.

Perdonar tampoco es quedarse y poner la otra mejilla, no es permitir que el otro siga en el error. Perdonar es un regalo para uno mismo, para dejarlo ir, para vivir tranquilos, para aprender que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.

Cuando al pasar  el tiempo y creyendo que habías perdonado, el dolor y la rabia quieran apoderarse de tus pensamientos, recuerda que la vida es neutra, que cada uno decide cómo sentirse, que la mente y el ego son incapaces de perdonar, que solo el corazón y el alma pueden

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s