Me busco

Hay una parte de mí que se escapó con vos y otra que ya estaba perdida hace un tiempo.

Ahora no soy media sino un tercio, queda la indispensable para las funciones vitales, la que se deja llevar por la corriente. La que busca energía para poder luego ir a buscar a una de esas dos perdidas.

Tal vez deba empezar con la que se perdió primero, la de la razón, la que olvidó qué quería hacer con su vida. La que se perdió primero podría dar fuerzas para encontrar a la que se fue con vos.

Pero esa que se fue luego es la que más duele y pesa, esa se siente como un hueco en el corazón, como un físico espacio vacío, la que tal vez nunca vuelva, porque aunque no dejó carta de despedida todos sabemos dónde está. Esa es la que a veces no me deja avanzar

La que queda las busca en silencio, en trivialidades, en medio de libros, de papel y de arte. A veces parece que está cerca, como cuando el corazón da un brinquito de alegría al lograr dar forma a un papel o al dejarse llevar y llenar varias hojas de pensamientos y palabras.

Otras veces parece que está más perdida que las que busca, porque nada le quita el aliento. Ni la sonrisa que antes le quitaba el sueño, ni la brisa del viento en la cara que tanto añora cuando está lejos. En esos días, a veces la luna ayuda, y logra arrebatarle un buen pensamiento por unos segundos, pero no es suficiente.

No sé qué estoy haciendo o a qué me dedico, no es claro en este momento. Solo sé que me busco y todavía no me encuentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s